La 1era regla del Club de la Pelea es no hablar de él.

giphy-3

 

El incisivo lateral de L volvió a su puesto. Un dolor relampagueó desde la dentina macerada contra el interior de su boca hacia su ceja mal depilada. Alejé mi puño recién cerrado de su cara contusionada por la inminencia de un golpe ineludido.

Cuando le saqué la mano para ajustarle el comportamiento, cometí el error de no sacar también el pulgar de entre mis dedos. Las peleas de las novelas entre mujeres no son serias, no le enseñan a una esa clase de minucias, cuando son dos chicas las que se van a los golpes en la ficción, en general no pasa de un par de gatas que se dan de arañazos y jalones en las extensiones, pero casi nunca puños. Las mamás deberían enseñar algo más que violencia psicológica femenina.

Seguro que Karate kid tiene su dedo gordo intacto porque fue lo primero que le dijo Miyagi:
Si un puño vas a dal, el dedo goldo has de sacal. 

Fa, mi, re, do. Los metacarpos de mi izquierda cantaron. Le habría plantado el sopapo con la derecha, pero la tenía ocupada con mi helado derretido. Ella me da manotazos en forma indiscriminada mientras trata de no caerse con los frenazos del bus. Vamos en la mitad de un rápido Ochoa repleto de gente sentada que mira con curiosidad y con ganas de hacerle barra a una o a la otra. De un golpe le hago caer de la mano el celular. No sabe qué hacer, si tenerse o ir por mi pelo. Levanta la vista. La cara se le ha entumecido y su cerebro ya no responde por su cuerpo. Tiene pinta de que le pasa muy a menudo eso. Voy hacia ella y apreto el helado que ya está más en el piso que sobre el cono. Estamos hechas un nudo, nos tambaleamos pero no nos caemos.

 

giphy-5

 

Su boca está peligrosamente cerca, nuestras respiraciones se confunden y huele a Frutiño con aguardiente. El momento que las neuronas convirtieron en electricidad la imagen de: esa lisa le tiene las tetas encima a mi novio, toda la sangre del cuerpo se convirtió en refrigerante para motor y como un pistón hidráulico mi mano salió de mí a ponerle el puño que nunca me enseñaron a dar.

 

¿continuará?…

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s